¿Preocupado por los quesos y yogures sancionados?

La noticia sobre el retiro de 18 marcas de quesos y yogures pudo haber generado preocupación entre los consumidores, sobre todo si eran asiduos a comprar algunas de ellas.

Sin embargo, la nutrióloga clínica Claudia Mimiaga descartó afectaciones a la salud por la ingesta de quesos y yogures industrializados. Como siempre, señaló, la clave está en la cantidad.

“No hay una preocupación en términos de nutrición porque no esperaríamos que sean 100 por ciento puros, no son dañinos; los que nos dedicamos a la nutrición sabemos que la caseína sale de la leche, así como el suero de leche, y que las grasas vegetales son mejores que las animales; muchos componentes son utilizados dentro de la industria como procesos para dar estabilidad (a los productos), son aditivos, (para darles) conservación, lo importante es que se declare”, dijo en entrevista.

“Al final del día, no es qué tipo de alimentos, sino qué tanto consumes de este tipo de alimentos, si es un día, un antojo, no pasa nada, pero si es lo único que comes puede haber un problema de peso, de triglicéridos, colesterol, ahí sí”.

Muchos productos lácteos industrializados, explicó la especialista, incluyen caseína en sus ingredientes o caseinato de calcio, pues es un derivado de la leche, como el suero de leche, enlistado en las etiquetas.

“El caseinato, caseína, viene de la leche, el suero de leche es un componente de la leche como tal; se usa en la industria porque le da estabilidad a la formulación, no quiere decir que no sea leche, es un ingrediente que extraen industrialmente de la leche para utilizarlo como aditivo en otras cosas”, apuntó.

O en el caso de los yogures, muchos adicionan grenetina para darles textura.

La nutrióloga refirió que la sanción de la Secretaría de Economía y Profeco pudo haber provenido de una declaración de ingredientes poco clara, pero que desde el punto de vista nutricional, a nivel bioquímico u orgánico, no hay un riesgo.

La mayoría de los productos lácteos que se encuentran en el mercado contienen este tipo de composiciones, señaló, porque no sería posible cubrir la demanda alimentaria con productos 100 por ciento puros.

“Mucho de lo que hacen ahora y parte de estas denominaciones orgánicas es justo porque no hay tanta leche pura; incluso la leche no es completamente pura porque está procesada y tiene muchas cosas que hoy hacen para poder tener una calidad adecuada, tendría que ser sólo leche de vaca, ‘leche bronca’. Hacen ahora la leche orgánica, de libre pastoreo, como el huevo de libre pastoreo, porque ya no es fácil encontrar estos productos tan puros, y la demanda no te daría”.

Los componentes que usa la industria sirven también para que los productos se conserven por mayor tiempo, indicó la nutrióloga; cuando se compra un queso fresco o de rancho, se puede constatar que no duran mucho, precisamente porque no contienen ningún tipo de conservador.

La especialista consideró que todavía hay confusión en la industria alimentaria por la modificación a la NOM 51, que regula el nuevo etiquetado. “Son cosas que no están bien reguladas y ellos mismos se contradicen…, ha sido toda una controversia”.

Y sobre la responsabilidad de la industria alimentaria, agregó: “Está bien que lo hagan como quieran siempre y cuando lo declaren”.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Agotan boletos disponibles en Mazatlán

Leer Siguiente

Denuncia es acto de desesperación.- Delgado