Pedirá UNAM Medalla Belisario Domínguez para Molina

El homenaje de la UNAM al Premio Nobel de Química Mario Molina, fallecido el pasado 7 de octubre, reivindicó las ciencias ante el desdén que afrontan.

“México, y el mundo académico, están consternados por su ausencia, particularmente en estos momentos en los que la investigación y el quehacer académico se ven relegados en prioridades, y parecen perderse, pero no podemos desfallecer: estoy convencido de que sabremos librar adversidades y superar momentos difíciles, porque el impulso del conocimiento y la creatividad son incontenibles y las contrariedades son solo vientos encontrados, pasajeros, que sabremos sortear, reajustar el timón y corregirnos”, dijo el Rector de la UNAM, Enrique Graue.

Graue anunció también que la Universidad promoverá ante el Senado de la República el otorgamiento, de manera póstuma, de la Medalla Belisario Domínguez a Molina, egresado de la aulas de la Máxima Casa de Estudios.

En el acto, transmitido esta tarde en TV UNAM y en plataformas digitales de la Universidad, la bióloga Julia Carabias también se refirió al contexto en el que se produjo el deceso de Molina.

“Su pérdida ocurre justo en un momento en que la ciencia de México y en muchos otros lugares del mundo se encuentra cuestionada y descalificada y la agenda del cambio climática en nuestro País está dibujada”, apuntó.

Carlos Amador Bedolla, director de la Facultad de Química de la UNAM, lamentó que no avance, con la debida rapidez, el proyecto multinacional entre México, Estados Unidos y Canadá para la aceleración del descubrimiento de materiales para energías limpias, impulsado por Molina e inscrito en la iniciativa mundial Mission Innovations.

“Conocidas causas han motivado que este proyecto no avance con rapidez en la actualidad, pero la obligación que sentimos de honrar la memoria del profesor Molina nos refuerza la certeza de que lograremos verlo fructificar”, expuso.

El biólogo José Sarukhán, ex Rector de la UNAM, enfatizó la capacidad de Molina para que los resultados de sus investigaciones repercutieran claramente en el bienestar social.

“Esto es algo que tenemos que recordar de manera permanente: es fundamentalmente la ciencia que se produce en las instituciones públicas, en las universidades públicas, en los institutos de investigación públicos, la que se convierte en un bien social”, expuso.

Las probabilidades de tener premios, como el de Molina, aumentarán en la medida que incremente la cantidad de estudiantes formados en estas instituciones, advirtió.

“Entre más gente formamos en esa calidad y con esa pertinencia, más probabilidad tenemos, no nadamás de tener premios Nobel, sino grandes músicos, grandes poetas, grandes filósofos, grandes ingenieros, grandes de todo, y creo que esta es una lección que tenemos que aprender del trabajo, de la seriedad con la que Mario hizo su trabajo”, instó Sarukhán.

En el homenaje también participaron el ingeniero químico y ex Rector de la UNAM, Francisco Barnés; Thelma Castro, directora del Centro de Ciencias de la Atmósfera; Susana Magallón, directora del Instituto de Biología; Eduardo Barzana, presidente en turno de la Junta de Gobierno y el médico Luis Molina, hermano del homenajeado científico.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Critica Anaya ‘estrategia fallida’ de AMLO en seguridad

Leer Siguiente

Deja AMLO fuera a IP de seguridad en Gobierno