Arlequín

Obedezca ciegamente a la 4T

Y ahí vamos de nuevo, 6 mil, 24 mil, 48 mil… 83 mil muertos por Covid-19 en México, pero ¡ese no es el dato importante! El tema no es por cuánto le falló el cálculo inicial de muertes al doctor Hugo López-Gatell, una ligera variación la tiene cualquier científico, ¡caracho!

No monte un escándalo, no haga tanto tango, no sea usted un vulgar conservador y corrupto más… Mejor, fíjese en lo positivo y piense cuántas muertes habría en este momento si el presidente Andrés Manuel López Obrador no hubiera logrado domar la pandemia desde el pasado 26 de abril.

Otros científicos, que desde luego no le llegan ni a los talones a don Hugo, aseguran que según sus cifras -basadas en actas de defunción y cálculos sobre la diferencia de muertes en relación con el año pasado- el total de víctimas, en realidad, es de más del doble de las que publica el gobierno federal. Nuevamente, lo invito a pensar en lo verdaderamente importante y desde una perspectiva más positiva.

Las cifras del doctor López-Gatell quizá no sean las más exactas, pero son menos preocupantes que las de sus colegas neoliberales. ¿A poco usted no siente más calma y menos estrés escuchando que en el país van 83 mil decesos en lugar de pensar que hay casi 200 mil? El propio Hugo lo resume con tranquilidad: “los que fallecieron, son los que fallecieron”, ni más ni menos, así que para que nos desgastamos en la pura contadera.

Así, en lugar de andar cuestionando la estrategia sanitaria federal mejor vayamos al lado positivo de esta pandemia que le ha caído como anillo al dedo al gobierno lopezobradorista. Por ejemplo, ¿ya notó que por primera vez le ganamos en algo a los Estados Unidos? Pues así es, mientras ellos tienen 64.74 muertes por cada cien mil habitantes, nosotros, de la mano de la autollamada Cuarta Transformación, ya los superamos y llegamos a los 65.26 por cada cien mil, ¡tenemos una pandemia que no tiene ni Trump!

Y si el manejo y “domada” de la crisis sanitaria ya son motivo de orgullo nacional y ejemplo internacional, la manera en cómo ha enfrentado nuestro gran gobierno los efectos económicos que esta epidemia ha traído al planeta son una chulada, pura calidad de exportación. ¡Ah, no lo cree!, no confía en lo que este austero Arlequín le platica, pues solo lea estas palabras de un hombre que jamás le mentiría:

“En algunos países lo que hicieron fue contratar deuda, entregar dinero a las corporaciones, se les cayó la economía más que a nosotros, y se endeudaron por completo. Yo espero que el caso de México al final va a ser un ejemplo, vamos a patentar esta vacuna”. Así es, son las palabras del máximo líder de la autoproclamada Cuarta Transformación, la verdad pura y dura.

No tendremos la vacuna contra el coronavirus, pero si la vacuna contra la crisis económica, no estamos tan mal, pero eso no lo dicen los medios de comunicación, sino que solo se la pasan critique y critique al jefe AMLO, hasta haberlo convertido ya en el presidente más atacado en los últimos cien años.

Por eso, es necesario que usted deje de leer y escuchar a la prensa conservadora, mande al diablo los periódicos y portales serios, tire a la basura su radio y la televisión; usted solo puede confiar en lo que se diga en las conferencias mañaneras y, quizá, en uno que otro personaje patriótico de las benditas redes sociales.

¡Despierte, ya dese cuenta de que no estamos tan mal!, quítese de la cabeza esa loca idea de que este es un gobierno autoritario que domina a los demás poderes, eso es falso de toda falsedad.

¿Qué culpa tiene la 4T de que la Suprema Corte encuentre que es constitucional someter la justicia a la opinión del pueblo o que algunos jueces del Tribunal Electoral quieran sacar de la competencia a Margarita Zavala y Felipe Calderón, quienes ya tuvieron su oportunidad de gobernar y no hicieron su transformación? No, no es autoritarismo, es de que –diría un tabasqueño- las instituciones se han convencido en acompañar a la Cuarta Transformación del país (que bueno que no se fue al diablo en el 2006).

Si en la Suprema Corte, en el Tribunal Electoral y hasta en el PRI ya se convencieron de que el camino correcto es el de la Cuarta Transformación, ¿qué espera usted para dejar a un lado las dudas que le han sembrado los conservadores? Decídase ya a ser feliz, feliz, feliz.

Recuerde que si usted no es fifí, conservador, corrupto o neoliberal, está obligado a creer ciegamente en que la pandemia está domada, que la economía está requetebién, que el país es más seguro y con menos violencia y que la corrupción ya se acabó.

Recuerde que para pertenecer al reino de la 4T solo se le pide una cosa: obediencia ciega, no más, no menos.

ME CANSO GANSO.- UN MEXICANO, EL PRÓXIMO NOBEL DE MEDICINA

El domingo 26 de abril, con mil 305 muertos y 13 mil 842 contagios confirmados en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró domada a la pandemia de Covid-19. Vaya logro médico. El problema es que en el México postdomado, hasta ayer, jueves 8 de octubre, ya había 83 mil 96 muertes y 804 mil 488 contagios confirmados. Vaya tragedia. Que ya ni le busquen, el próximo año el Premio Nobel de Medicina ya tiene dueño y es mexicano, tabasqueño, para mayor precisión.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Opinión

Leer Siguiente

Opinión