Ordeñan en casetas ¡$1,000 por minuto!

Al menos mil pesos por minuto recaudan los grupos extorsionadores que toman casetas en las carreteras federales.

REFORMA constató mediante un ejercicio periodístico cómo en diferentes tomas los grupos pueden recaudar en unas tres horas alrededor de 200 mil pesos en la caseta México-Cuernavaca, ubicada en Tlalpan, al sur de la CDMX, sin que ninguna autoridad lo impida.

Nueve de cada 10 conductores dan dinero; la mayoría paga la cuota completa. Pocos cruzan sin dar ni un peso. Eso sí, se dejan de pagar el peaje de 114 pesos por auto, con lo que los concesionarios pierden aproximadamente 2 mil 700 pesos por minuto.

El pasado 21 de septiembre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que la Guardia Nacional impediría estas acciones de fuerza, pues los concesionarios carreteros habían presentado demandas.

Durante dos tomas del pasado domingo 4, REFORMA contabilizó 4 mil 354 autos, cuyos conductores fueron obligados a entregar cada uno 50 pesos a extorsionadores. Entregada la “cuota”, se les permitía el paso, pues las plumas de las casetas estaban levantadas. En todos los casos, los conductores eran rodeados por 3 o hasta 5 personas que pedían la “cooperación”.

En tres horas, unos 200 mil pesos de ingreso.

El sábado 3, choferes de servicios turísticos recaudaron entre las 14:15 y las 15:00 horas, unos 25 mil pesos solamente en el tramo de salida de México hacia Cuernavaca. Regresaron entre las 18:00 y las 19:00 horas para recaudar otro tanto.

José García Muñoz, dirigente de 120 choferes, dice que han perdido empleo por la pandemia y por ello recurren a las tomas de casetas. En cada toma obtuvieron dinero suficiente para que cada chofer se quedara con 500 pesos, aseguró.

El domingo 4 regresaron al mediodía. De las 12:15 a las 14:00 horas habrían obtenido unos 160 mil pesos. Previamente, un grupo que dijo ser de desplazados de Leonardo Bravo, en Guerrero, tomó al amanecer la caseta México-Cuernavaca.

Eran unas 30 personas que descendieron de vehículos particulares y a las 6:35 de la mañana se instalaron en la caseta.

Con apenas cuatro cartulinas en las que pedían justicia para los desplazados por el crimen organizado en Guerrero burlaron a elementos del Cuerpo de Seguridad Auxiliar del Estado de México (Cusaem), responsables de vigilar la plaza de cobro, y tomaron el control del paso vehicular.

Minutos después llegaron elementos de la Guardia Nacional (GN), que sólo se formaron detrás de los manifestantes. Una hora después de iniciado el cobro, un mando de la Guardia Nacional se acercó al líder de los guerrerenses, identificado como Óscar, y le dijo que ya era momento de que retirara a su gente.

Óscar se encontraba resguardado en una camioneta Jeep Compass blanca 2014, con placas de Hidalgo, donde dirigía la operación, e ignoró al uniformado. El dirigente dijo a REFORMA que él tiene “un contacto” en la Guardia Nacional que le avisa de operativos.

La toma de los guerrerenses duró hora y media. A las 8 de la mañana se retiraron.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Prefieren padres clases en salones

Leer Siguiente

Roban a turistas de EU camioneta, remolque, motos…