Luto y tristeza en la farmacia Santa María

Profundo pesar ha causado entre los vecinos comerciantes y empleadas de la “Farmacia Santa María”, el sensible fallecimiento del Boticario Alejandro Acosta Ibarra, a quien describieron como un gran ser humano, servicial y atento.

Comerciantes de la calle Zaragoza, quienes convivieron y conocieron por muchos años al propietario de la farmacias mejor conocida “del caballito”, aun están incrédulos a su muerte, la cual lamentan con un gran pesar.

“El siempre un hombre serio, muy atento y tranquilo”, así describió a su vecino comerciante el señor Pablo Muñoz, encargado de una relojería, ubicada justo frente a la Farmacia Santa María, con quien además tuvo una convivencia de más de 20 años, que dejó recuerdos bonitos su memoria.

Por otra parte el Propietario de la “Rosticería Rio”, quien detalló que mantuvo una buena amistad con el Boticario, con quien convivio por más de 50 años, desde el inicio de sus negocios en esta área comercial.

Mencionó que, él y el Farmacéutico, fueron comerciantes pioneros en la calle Zaragoza, reconociendo que fue el señor Alejandro Acosta, quien hizo muchas gestiones para mejorar esta calle principal.

“Fue un hombre quien a pesar de tener un carácter fuerte, siempre fue muy humilde de corazón, lo voy a extrañar mucho a mi amigo”, fueron palabras del propietario de la  Rosticería. 

Cabe hacer mención que, la farmacia no dejo de dar servicio el día de ayer miércoles, lugar donde fue colocado un moño negro en la puerta principal y un arreglo florara y fotografías del Señor Alejandro.

Una de sus empleadas, María del Refugio Amaral Sánchez, quien lleva 20 años laborando en la Farmacia, con lágrimas en los ojos y voz quebrantada, aseguró que el Señor Acosta, fue un gran ser humano, quien le dejó mucho aprendizaje.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Pepenador de 70 años concluye su primaria

Leer Siguiente

Denuncia corrupción de agentes de tránsito