Cumple Kate Winslet 45 años llena de dicha

Con una carrera que la ha llenado de fama, reconocimiento y fortuna, Kate Winslet, quien cumple 45 años este lunes, se considera ahora más que afortunada por tener abundante salud y amor, así como la compañía de su familia.

Con eso, afirma en entrevista exclusiva desde su residencia en Sussex, Inglaterra, no necesita más para ser dichosa.

“Me siento feliz, agradecida con la vida y, sobre todo, afortunada por tener un equilibrio emocional.

“Me ha tocado valorar con lo que ha sucedido últimamente, lo que tengo. Una familia hermosa y salud, sobre todo, salud. He dado mucho amor y me han dado mucho amor”.

La pandemia de coronavirus también ha modificado drásticamente su vida, pero la actriz ganadora del Óscar, el Emmy, el Globo de Oro y el BAFTA se adapta a la nueva normalidad lo mejor que puede y saborea mucho más lo que vive en casa, con sus hijos Mia (de 19 años), Joe (17) y Bear (6), y su marido Ned Rocknroll.

No extraña pasar tiempo con estilistas, vestuaristas o en alfombras rojas, y, por el contrario, la estrella de cintas como TitanicUna Pasión Secreta Eterno Resplandor de una Mente Sin Recuerdos tiene como prioridad las conexiones virtuales con los suyos.

Programa a diario varias alarmas para sus charlas, se compró cuatro pares de lentes de aumento con distintos armazones para no lucir igual, contrató a un ingeniero en sistemas para no sufrir frente a la computadora y dejó los zapatos de tacón por calzado formal, pero cómodo.

“Empecemos con que mi internet va y viene, no es estable, y eso me frustra un poco porque a veces se queda congelada mi imagen y me veo muy simpática”, bromea.

Winslet comparte que ve difícil volver a radicar en Nueva York, pues no tolera el ajetreo de grandes ciudades.

“Me la paso feliz aquí, muy en armonía con mis hijos, conectada con la naturaleza; pero eso sí, tengo a una jovencita que es muy impetuosa, otro que está dejando la adolescencia y uno que es un niño.

“Me divido para ellos y ha sido fabuloso estar tan conectados, alejados de una vida citadina. Aquí todo es muy calmado, no hay prisa. Y así me siento yo, sin prisas de nada”, relata la ex esposa de los directores Jim Threapleton y Sam Mendes.

Con entrega total se esmera en preparar las cenas, con alimentos naturales.

“Me doy tiempo siempre, expresamente, para la cena; puedo recurrir a platillos precavidos, pero en la cena me esmero demasiado. Y me fijo en el té y en las servilletas; las horas de comida en familia se han vuelto momentos de paz y conexión, de charla, de contarnos muchas cosas”.

A casi tres décadas de despuntar con el filme Criaturas Celestiales, Kate empieza a dar de qué hablar de nuevo en su trabajo con Ammonite, que coestelariza con Saoirse Ronan.

La película se perfila como una de las favoritas para la próxima temporada de premios. No lo niega, le entusiasma que se hable del filme.

“Es una bellísima historia de amor. Tienen que verla”, acota.

Su recorrido en la industria fílmica y televisiva la ha llevado por personajes oscuros, de época, cómicos y románticos.

Asegura que sus hijos le aplauden unos, y acepta que prefieren olvidar otros.

“No creo que los mayores hayan visto todas mis películas, hay unas que ni el nombre les ha gustado. Pero otras sí, y para sus amigos soy ‘la señora del Titanic'”, destaca entre risas.

A estas alturas de su vida, valora su legado y siente orgullo, no más, no menos.

“Abrazo lo que soy y lo que he hecho con todo el cariño del mundo, he aprendido y eso me ha hecho mejor mujer, esposa, actriz, madre, pero sobre todo, mejor ser humano.

“Desde que comencé en esto sabía que el éxito era relativo. Entonces, si hago una retrospectiva de lo que he hecho, me siento muy cómoda con los papeles que he logrado, de aceptar papeles que aunque me decían que no los hiciera, me atraparon, me llamaron, me gritaron que los hiciera y aquí estoy, contenta con lo que he hecho”.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Denuncia ‘El Cuini’ torturas en el Altiplano

Leer Siguiente

Renueva Raúl con Wolverhampton hasta 2024