Consigue Broncos su primer triunfo de la campaña

El experimento de darle la titularidad de Brett Rypien le salió al head coach Vic Fangio y sus Broncos de Denver (1-3) vencieron 37-28 a los Jets de Nueva York (0-4), en duelo de equipos que perdieron sus primeros tres duelos de la temporada.

Rypien, quien firmó con Denver como agente libre tras no ser elegido en el Draft de 2019, tuvo un partido de claroscuros en el que sus aciertos y el apoyo de su defensiva fueron más determinantes que los errores que pusieron a temblar a los Broncos.

El quarterback de 24 años terminó el encuentro con 19 pases completos en 31 intentos para 242 yardas, 2 touchdowns y 3 intercepciones, una de ellas un “pick six” que puso el partido tenso en el último cuarto.

Nervioso con el ovoide en las manos, Rypien mostró poder en el brazo al completar envíos de largo alcance, pero evidenció sus deficiencias en las jugadas rápidas, donde terminó regalando tres balones; se convirtió en el primer QB en la historia de la Liga que sufre tres intercepciones en su primer partido de titular y gana el juego.

Para su fortuna, el corredor Melvin Gordon salió inspirado y consiguió 107 yardas para 2 touchdowns por acarreo, el último de ellos con menos de dos minutos en el reloj para sellar la victoria de Denver.

Además contó con el apoyo de su defensiva, que capturó 5 veces a Sam Darnold en el partido. Una de ellas provocó que el QB de los Jets tuviera que abandonar el partido un par de jugadas para ser atendido.

En su lugar entró el veterano Joe Flacco, ex jugador de Denver, quien debutó con los Jets con 2 pases completos en 2 intentos para 16 yardas.

Darnold regresó al partido y lanzó para 230 yardas sin pases de touchdown; fue el mejor corredor del equipo con 84 yardas y una anotación terrestre.

En la Semana 5, los Jets enfrentarán a los Cardenales de Arizona, mientras que Denver se medirá a los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Alista Liga MX protocolo para volver a estadios

Leer Siguiente

Como en los viejos tiempos, Bravos