Lidian en California con fuego y fatiga

Will Abrams y su familia empacaron en su camioneta laptops, ropa, bolsas de dormir y una tienda de campaña y rápidamente abandonaron su casa en la región vinícola de California, después de ver llamas en una colina a unos 400 metros de distancia el lunes. Mañana.

Fue su tercera evacuación de incendios un par de años.

En 2017, Abrams se despertó para encontrar en llamas su casa en Santa Rosa y barrió las ramas ardientes del camino de entrada para poder poner a salvo a su esposa e hijos.

Su casa fue destruida.

Luego, el año pasado, la familia fue evacuada cuando otro incendio forestal azotó el condado de Sonoma. Estaban aterrados de cruzar al área de la bahía de San Francisco en medio de incendios pequeños provocados por la caída de cables eléctricos por los fuertes vientos.

“Esta vez, nos apuramos a empacar y estábamos atascados en el tráfico cuando las llamas se acercaron por detrás”, dijo Abrams el martes.

Él y su esposa trataron de entretener a sus hijos con conversaciones para que no entraran en pánico.

“Era obviamente traumático en un nivel personal, pero también el hecho de que las cosas han cambiado muy poco desde los incendios de 2017 en términos de preparación y prevención”.

Les dijeron que su casa seguía en pie. Pero el incendio Glass sólo contenido en un 2 por ciento, los Abrams y sus hijos de 12 y 9 años aún se están quedando en Berkeley hasta que les permitan regresar.

“Estoy tratando de preparar a mis hijos y hacerles saber que el cambio climático es parte de la vida y que van a tener que lidiar con él a medida que crezcan y también tratar de brindarles una sensación de seguridad y protección. No es fácil. Pero no debemos aceptar que así va a ser”, dijo.

La familia Abrams se encuentra entre los miles de residentes cansados de la región vinícola, que ahora se enfrentan a otro devastador incendio forestal.

El incendio Glass, que comenzó el domingo, ha quemado más de 188 kilómetros cuadrados y destruyó alrededor de 95 estructuras, incluidas al menos 80 casas.

Es el cuarto gran incendio en la zona en tres años y se adelanta al tercer aniversario de un incendio forestal de 2017 que mató a 22 personas.

Tres incendios, impulsados por ráfagas de viento y altas temperaturas, se fusionaron el domingo, arrasando viñedos y áreas montañosas, incluida parte de la ciudad de Santa Rosa.

Aproximadamente 70 mil personas estaban bajo órdenes de evacuación, incluida toda la población de más de 5 mil personas de Calistoga en el condado de Napa.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Reclaman a Alcocer por ‘mentiras’ de López-Gatell

Leer Siguiente

Lanzan huelga de hambre por migrantes detenidos