Cumple sueño de apoyar al prójimo

Saltillo, Coah. – En sus 31 años de vida, Jorge, laboratorista del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1 en Saltillo, nunca había podido donar sangre. Por razones desconocidas no había tenido éxito, pese a las buenas intenciones que siempre manifestó por ayudar a la gente.

Finalmente, la mañana del jueves 16 de julio, luego de haber superado la COVID-19 y tras resultar candidato viable, acudió a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) No. 34 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nuevo León, a donar plasma convaleciente.

El trabajador del área de procesamiento de muestras, quien nació en Parras de la Fuente, cuenta apenas con un año de antigüedad en el Seguro Social. Su humanismo e interés por ayudar al prójimo siempre han sido parte de su vida.

Fue en junio cuando empezó con sintomatología relacionada al COVID-19: molestia en garganta, dolores de cabeza, escurrimiento nasal y malestar general. Se realizó la prueba en su Unidad de Medicina Familiar (UMF) y obtuvo el resultado positivo.

Se mantuvo en casa durante 14 días y regresó a laborar el 6 de julio. Tras obtener el resultado negativo de una segunda prueba, se le hizo la invitación a incluirse en el programa de donación de plasma, a lo cual accedió de inmediato.

Con orgullo resaltó que de varios compañeros que resultaron contagiados, él fue el único que pudo donar, debido a la serie de requisitos y condiciones que se deben cumplir.

“Nunca había podido donar en mi vida. Por alguna extraña razón se me dio esta oportunidad e inmediatamente la aproveché”, destacó.

El 16 de julio se presentó en el hospital de Cardiología de Monterrey, el proceso de extracción de plasma duró alrededor de 45 minutos. Se sintió nervioso; sin embargo, las personas que lo acompañaron se encargaron de hacer el tiempo ameno, además de que en ningún momento perdió de vista su objetivo: ayudar al prójimo.

Fue una acción que él ya tenía en mente desde que supo que sería un potencial donador. “Antes de regresar al trabajo, yo ya lo tenía contemplado, me cuidé lo más que pude, me alimenté bien y evité tomar medicamentos, todo para poder ser candidato”.

“Doné 600 mililitros de plasma, que afortunadamente le sirvieron a tres pacientes”, exclamó orgulloso.

DONADOR ALTRUISTA DE PLASMA

Por el simple hecho de saber que el plasma funciona como tratamiento para pacientes con mayores complicaciones, él accedió a poner su granito de arena para combatir la enfermedad.

Como trabajador de la salud, sintió el compromiso de ayudar a otros, como forma de agradecimiento por haber salido avante del contagio y tener una segunda oportunidad de vida.

“Me gusta mucho apoyar a la gente en lo que se pueda y sentí que esta era una buena oportunidad para hacerlo”, aseguró.

“ES UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD DE VIDA”

Jorge es químico farmacobiólogo, tiene dos hijos y vive con su esposa. Por fortuna, ninguno de ellos resultó contagiado; sin embargo, reconoció que al salir positivo sintió un poco de temor al no saber cómo reaccionaría su cuerpo, consciente de cómo el virus había atacado de diferente forma a sus allegados, incluso, meses atrás sufrió la pérdida de un familiar debido al virus, lo que lo motivó aún más a unirse a esta labor.

Llamó a las personas que han superado la enfermedad a sumarse a la recuperación de los pacientes con SARS-CoV-2. “Es una segunda oportunidad que se nos está dando para ayudar y salvar a las personas que están más vulnerables en este momento”, puntualizó.

Quienes se hayan recuperado y estén interesados en donar plasma pueden acudir a los Bancos Centrales de Sangre en Monterrey, Guadalajara o Ciudad de México, o escribir al correo: ana.lopezm@imss.gob.mx, así como llamar al call center del IMSS en el número 800 623 2323, para ubicar el lugar más cercano donde se pueda hacer la donación.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Pone en marcha Red de Apoyo Psicológico

Leer Siguiente

Obtiene alta calificación en transparencia el ICM