Ordenan aprehensión de Luis Cárdenas Palomino

Un juez federal ordenó la aprehensión de Luis Cárdenas Palomino, quien fuera mano derecha de Genaro García Luna, por presuntamente torturar en 2012 a cuatro sujetos acusados de secuestro, entre ellos un hermano y un sobrino de Ismael Vallarta Cisneros, ex pareja sentimental de Florence Cassez. 

Guillermo Francisco Urbina Tanús, Juez Décimo Segundo de Distrito en Procesos Penales Federales, ordenó la captura de del ex jefe de Seguridad Regional de la Policía Federal y 12 agentes de la corporación por el delito de tortura, que es considerado como grave y que impide llevar el proceso en libertad. 

A los imputados les atribuyen vejaciones en agravio de Mario Vallarta Cisneros, Sergio Cortes Vallarta, Eduardo y Ricardo Estrada Granados, detenidos el 27 de abril de 2012 por la Policía Federal en la Colonia Carlos Hank González, de la Alcaldía Iztapalapa, y señalados como presuntos miembros del grupo delictivo Los Zodiaco. 

“Está demostrado que Luis Cárdenas Palomino, en su carácter de superior jerárquico de los elementos de la Policía Federal, les autorizó para que les infligieran sufrimientos graves físicos y psíquicos, con el fin de obtener de la torturada una confesión”, señala el juez en el mandamiento de captura. 

“De esta manera, queda demostrada la probable responsabilidad penal de los indicados en la comisión del delito por cuyos hechos fue consignado”. 

Los detenidos denunciaron que los agentes aprehensores les propinaron golpes físicos y maltrato psicológico, para que confesaran su participación en un secuestro. 

Los agentes que participaron en ese operativo y que hoy están prófugos de la justicia son Maricela García Toledo, María Soledad Bonilla Tlaseca, Rafael Mayorga Amador, Ricardo Cuatzo Lozano, Christian Arturo Fabila Molina y Alberto Jesús Cano Maldonado. 

También, Fernando Valdez Aparicio, Jaime Hazael Gutiérrez Valdez, Julio Ávila Mejía, Maclovio Bárcenas Olmos, Facundo Paul Huerta Pérez y Horacio Parra Rubio, de acuerdo con el mandamiento judicial librado en la causa penal 10/2020. 

Los dictámenes de integridad física practicados el mismo día de las capturas señalan en algunos casos que los detenidos tenían lesiones que podían sanar en un periodo de 15 días. Sin embargo, cuando les practicaron el Protocolo de Estambul, se estableció la existencia de las vejaciones.  

“Sí existe concordancia entre los hallazgos de la exploración y la alegación de abuso. Ya que sí se documentó congruencia y correlación con signos y síntomas agudos relacionados a tortura”, señala el dictamen en el caso de Mario Vallarta. 

Según las declaraciones de los detenidos por plagio, los agentes los golpearon con armas de fuego y les colocaron bolsas de plástico en la cabeza para asfixiarlos de vez en vez y en algunos casos les aplicaron toques eléctricos, además de que los amenazaron con hacerles daño a sus familias. 

En el caso de Mario Vallarta, el protocolo estableció síntomas agudos como las manos adormecidas, insensibilidad en el dedo pulgar de la mano derecha, dolor de cabeza fuerte, moretones, dolor de oído izquierdo que le impedía dormir recostado del lado izquierdo, dolor de mandíbula a la hora de masticar, en las costillas y debajo de los pulmones, así como heridas en la espalda.  

El testimonio que señala a Cárdenas Palomino es precisamente el de Mario Vallarta Cisneros, quien recuerda que tras ser detenido lo llevaron a una casa y que aproximadamente a las 22:00 horas llegó el mando policiaco, de quien después tuvo la certeza de su identidad al reconocerlo en fotografías. 

“Yo fui quien le rompió la madre a tu hermano Israel y a tus hermanos ¿me buscabas?”, le dijo Cárdenas a Vallarta, según el testimonio de este último. 

“(Cárdenas) le dijo a Hazael, Cano y Paul ‘aflójalo’, refiriéndose a que lo golpearan para que ya declarara, lo siguieron golpeando y todo ese tiempo lo estuvo viendo Cárdenas Palomino y en ningún momento los detuvo, aún y cuando era superior no les decía nada, consentía que lo golpearan, después de tantos golpes aceptó declarar, ya que también lo amenazaron con hacerle daño a su familia”. 

La investigación que ahora tiene prófugos de la justicia a Cárdenas Palomino y sus ex subordinados fue iniciada en 2016 y consignada ante el juez apenas el pasado 18 de agosto por la Fiscalía Especial en Investigación del delito de tortura. El juez la libró el pasado 6 de septiembre. 

Cárdenas Palomino tiene pendiente otra investigación por el delito de lavado de dinero, luego de que la Unidad de Inteligencia Financiera lo denunciara por operaciones financieras aparentemente sospechosas.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

Va hermano de Herrera a subsecretaría en Semarnat

Leer Siguiente

Le da Martínez título de la Supercopa al Bayern