Padece secuelas de sismo y pandemia

El 19S y la pandemia por Covid-19 han traído a Miriam Figueroa una doble tragedia.

La mujer de 57 años contó que el 19 de septiembre de 2017 quedó atrapada entre los escombros de Álvaro Obregón 286, en la Colonia Roma, el cual colapsó con el sismo.

Hasta ese momento se desempeñada como supervisora de una empresa de limpieza que daba el servicio a hoteles, restaurantes y edificios.

Tras quedar atorada en pedazos de paredes, lozas y pisos le provocó lesiones en la cabeza y en la columna, motivo por el que debe usar un bastón para caminar.

Perdió su trabajo y vivió en campamentos porque su casa, en Coyoacán, quedó dañada por el temblor. Ahora, para subsistir recorre las calles de la Ciudad de México.

En un pequeño recipiente acomoda bolsas de plástico con galletas y dulces que ella misma elabora en un horno eléctrico. Renta una vivienda en San Andrés Totoltepec, en Tlalpan.

Sin embargo, el cierre de espacios públicos por el virus le ha limitados sus oportunidades de venta.

Iglesias en la Colonia Roma o plazas públicas como el Centro de Coyoacán eran los lugares que frecuentaba para ofrecer cada bolsa de galletas y dulces por 20 pesos.

En mayo, mientras se disponía a vender en Parque México, un grupo de policías le confiscó varias bolsas con su mercancía, argumentando que ofrecerla estaba prohibido.

Ahora, Miriam debe tres meses de renta y la dueña de la casa que alquila le exigió el pago del adeudo en dos semanas o de lo contrario, será desalojada.

“Imagínate perderlo todo, casa, trabajo, entonces, tuvimos que pedir apoyo a los campamentos y ahí estuvimos sobreviviendo.

“Tengo una fisura en la cadera del lado derecho, tengo una lesión en la parte occipital del lado izquierdo, el impacto en la cabeza y debo tomar un medicamento para esa lesión y no en cualquier lado lo puedo conseguir”, contó Miriam.

Comparte la noticia en:

laprensamonclova_46f5ls

Leer Anterior

La libertad de expresión es un derecho.- Villoro

Leer Siguiente

Matan a cinco en taquería en Irapuato